El legado de Juan Pablo Duarte es y será infinito para los dominicanos

Plantearon Juan Daniel Balcácer, David Álvarez, Manuel Núñez  e Ylonka Nacidit Perdomo en un conversatorio sobre la vida y pensamiento del patricio, organizado por la revista Global.

 

(Santo Domingo, 23 de enero de 2013).- El legado del padre de la patria Juan Pablo Duarte, permanece en el tiempo, es y será infinito para los ciudadanos dominicanos. Así coincidieron en señalar el presidente de la Comisión Nacional de Efemérides Patrias, Juan Daniel Balcácer; la historiadora de género, Ylonka Nacidit Perdomo y los filólogos Manuel Núñez y David Álvarez.

 

El panel “Juan Pablo Duarte, 200 años del ideal independentista” fue moderado por director del periódico Diario Libre, Adriano Miguel Tejada, e inició con las palabras del filósofo David Álvarez quien señaló que el gran aporte del patricio comenzó en 1838 con la Trinitaria y concluyó en 1844 con la materialización de la independencia nacional.

 

Álvarez señaló que aunque exista poco material literario para explicar filosóficamente el pensamiento duartiano, queda claro que este personaje juega un papel activo y creativo que motiva el compromiso de los dominicanos a trabajar por una sociedad más democrática y justa.

 

A continuación, el historiador Juan Daniel Balcácer explicó que hay poca literatura sobre Duarte debido a que uno de sus tíos incineró sus cartas y escritos debido a que éstos eran perseguidos por sus ideas revolucionarias. Sin embargo, resaltó que las cuatro cartas que se conocen del patricio descubren su pensamiento comprometido con la libertad y la independencia.

 

Dijo que en una misiva dirigida a su familia en febrero de 1844, manifiesta su desprendimiento y sacrificio material cuando les pide vender sus bienes para financiar la revolución. Destacó que Duarte nunca esperó retribuciones económicas del Gobierno.

 

El panel, organizado por la revista Global, continuó con la participación del filósofo Manuel Núñez quien sostuvo que el pensamiento de Juan Pablo Duarte se caracterizó por los principios de liderazgo, lealtad, visión, compromiso y justicia. “Duarte es el autor intelectual de la independencia dominicana, sufrió derrotas y traiciones de sus compañeros, pero nunca se torció su ideal. Tuvo lealtad a la cultura, la lengua y las tradiciones que construyeron la nación; trabajó por y para la patria y la Justicia fue su doctrina”, expresó.

 

Finalmente, la historiadora Ylonka Nacidit Perdomo expuso la tesis “Duarte es Abelardo”, que se basa en la reflexión iconográfica de que el “Duarte abelardino”, busto del fundador de la República que Abelardo Rodríguez Urdaneta cinceló en 1913, posee similitud con la figura del artista.

 

“Para lograrlo el artista se colocaba frente un espejo, e iba moldeando algunos rasgos (los de él), hasta llegar el retrato del patricio”, precisa Nacidit Perdomo quien se fundamenta en las fotografías y recopilación del proceso creativo realizado por Urdaneta.   

 

En el marco del panel se puso en circulación la edición 50 de la revista Global, dedicada al bicentenario del patricio. El encuentro culminó con la entrega de sellos que datan de 1911 y en el cual figura la trinidad patriótica dominicana: Juan Pablo Duarte, Ramón Matías Mella y Francisco del Rosario Sánchez, certificados con el rigor filatélico y donados por Nacidit Perdomo.

La relación naturaleza-cultura como clave hermenéutica de la antropología estructural de Claude Lévi-Strauss


La televisión de provincias en la República Dominicana